Un día para recordar

Un rato de tertulia

Un ejemplo de encuentro familiar

  • La Catequesis Familiar requiere que los matrimonios se reúnan con la frecuencia que sea posible en pequeños grupos: por ejemplo, un rato cada quince días, para ver el tema de catequesis que corresponde impartir a los niños; o cada mes, si los quince días son “demasiado”, … Estas reuniones son cortas -de una hora, por ejemplo- y se pueden hacer en torno a un café, en casa de una de las familias del grupo, en el colegio o en la parroquia, etc.
  • Pero también conviene organizar de vez en cuando (ej. una vez al trimestre) encuentros familiares de mayor calado, que ayuden a disfrutar, a rezar juntos, a que lo pasen bien los pequeños y los grandes. Las fórmulas organizativas para estos encuentros son muy variadas: dependen de las tradiciones del lugar, de las disponibilidades logísticas, del entorno, de la posibilidad de contar con expertos o personas con experiencia, etcétera.
  • Este es un ejemplo de encuentro familiar que, sobre todo, se ofrece para reflejar el tipo de ambiente, el cuidado puesto por la organización, el soporte de guardería ofrecido a las familias, el esfuerzo invertido en anunciarlo y programarlo, etcétera. Esperamos que sirva de ayuda para iniciativas similares.

Cosas que tener en cuenta

… y todo lo que se nos ocurra para pasar una jornada memorable con ganas de repetirla pronto.

Responder