¡No tengo tiempo!

No tengo tiempo

Dedica un poquito de tiempo a pensar sobre tu falta de tiempo

No tengo tiempo (1) – precisamente por eso

“Malgasté el tiempo. Ahora el tiempo me malgasta a mi.”
-William Shakespeare (1564-1616)

El principal problema con el que se encuentran los papás  y mamás a quienes se invita a participar en la Catequesis Familiar es que “no tienen tiempo”. Y seguro que es cierto, porque el sistema de vida occidental impone un ritmo trepidante a cada día. Pero, admitida la limitación de la falta de tiempo, me permito hacer las siguientes observaciones, que espero que te sirvan:

  1. El programa de la Catequesis Familiar está planteado para personas que no tienen tiempo. Es por eso que las reuniones se reducen al mínimo y también por eso que los contenidos están accesibles por Internet, para que los puedas ver en el lugar y en el momento más adecuados.
  2. Puedes dedicar el tiempo que quieras a cada tema. Pedí a una de mis sobrinas, que tiene 15 años, que me diera su opinión sobre uno de los temas. Lo vio en 15 minutos y me dijo que le había gustado. Ojalá que puedas dedicar más de 15 minutos por tema -cada semana o cada 10 días- y superar la ligereza de mi sobrina. Si no dispones de más tiempo, de algo te servirá a pesar de todo: intenta concretar un pequeño propósito y participar en el foro con una aportación muy simple.
  3. Si lo dicho en el punto anterior no resulta convincente, quizás sea oportuno sugerirte que revises tu orden de prioridades: ¿qué actividades y ocupaciones -de todas las que ocupan tu semana- van por delante de la formación cristiana de tus hijos? Y cuando piensas sobre su futuro, ¿cómo te gustaría que fuera su matrimonio y cómo querrías que educara a tus nietos?

Y si, a pesar de todo, consideras que el punto 3 también es rebatible, cabría concluir:

  • O que te organizas francamente mal: mejor revisas tu gestión del tiempo.
  • O que estás pidiendo a otros que asuman tu responsabilidad: nadie te puede sustituir, porque no servirá de nada.
  • O que por muchas dificultades de tiempo que tengas, tus hijos te necesitan para lo más importante de su vida (y también de la tuya): la fe.

La Catequesis Familiar tiene la finalidad de ayudar a construir familias unidas, para quienes el amor a Dios y a los demás sea un proyecto central. Ciertamente, no es algo que esté de moda; pero queremos que lo esté. No es difícil si media el cariño, y no requiere tiempo, si tenemos que hablar en serio. ¡Ánimo! Hacedlo los dos: os esperamos.

No tengo tiempo (2) – Stephen Covey

“No tengo tiempo para tener prisa.”
-John Wesley (1703-1791)

Hay bastantes herramientas, métodos y sistemas de planificación que ayudan a gestionar bien el tiempo. Stephen Covey, en su libro (bestseller mundial) sobre “Los 7 hábitos de la gente altamente eficaz”, aconseja el ejercicio de crear una matriz  de administración personal, en la que cada actividad puede ser clasificada según dos criterios: importancia y urgencia.

  • Urgentes son aquellas actividades que requieren una acción inmediata.
  • Importantes, las actividades que hacen que los resultados de nuestros esfuerzos mejoren.

Cuadrantes de Covey

Cada cuadrante expresa una forma de administrar el tiempo:

1. Urgente e importante: administración del tiempo en situaciones de crisis. No hay más remedio que centrarse en solucionar el problema. Esto no suele facilitar el progreso en la vida profesional, familiar, social, religiosa, etc., simplemente evita que ocurran los desastres o intenta paliar su impacto.

2. No urgente e importante: administración pro-activa del tiempo. Por ejemplo, el aprendizaje de un idioma, la preparación de una oposición, los detalles para enamorar a tu mujer, las medidas para educar bien a tus hijos, etc. Suelen ser pasitos cortos, pero requieren que sean constantes. Es la única manera de llevarlos a buen término.

3. Urgente y no importante: administración del tiempo reactiva. No eres tú quien controla las actividades, sino las actividades quienes te controlan a ti. Algo hay que hacer para conseguir que seas tú el dueño de tu vida.

4. No urgente y no importante: pérdida de tiempo. Es el tiempo perdido en frivolidades, que se hubiera podido destinar a algo de mayor provecho.

Resulta obvio que es el segundo cuadrante el que resulta clave para el logro de la efectividad. El reto está en saber quitar tiempo de otros cuadrantes -sobre todo, del 3 y del 4- y dedicarlo a lo que merece la pena. ¿Cómo? Piensa en cómo te gustaría que fuera tu futuro …

… profesional – reconocimiento, sueldo, prestigio

… familiar – unidad, cariño, hijos, nietos

… social – amigos, aficiones, relaciones

… íntimo – legado personal, buenas obras, relación con Dios

y empieza a dedicar unos minutos cada día a los objetivos más importantes. ¿Se encuentra la vida cristiana familiar entre esos objetivos? Si no lo está y no quieres que lo esté, mejor no sigas este programa de Catequesis Familiar. Si lo está, el curso te / os resultará de gran ayuda.

No tengo tiempo (3) – Santa Teresa de Calcuta

“Si el tiempo es lo más valioso,
la pérdida de tiempo es el mayor de los derroches.”
-Benjamin Franklin (1706-1790)

Santa Teresa de CalcutaDecía Santa Teresa de Calcuta:

“Me ha sorprendido mucho ver que en Occidente se drogan tantos jóvenes. He intentado comprender el motivo. ¿Por qué? La respuesta es: porque en su familia no hay nadie que los ampare. El padre y la madre están tan ocupados que no tienen tiempo. Los padres jóvenes trabajan y el niño vive por las calles y se las arregla por su cuenta. Nosotras hablamos de paz. Estos son las cosas que socavan la paz” (Orar. Madre Teresa de Calcuta. 2ª edición. Ed. Planeta – Testimonio, p. 95).

Es verdad que, en muchos casos, ambos cónyuges necesitan trabajar para sacar adelante a la familia. Pero también es verdad que no pueden confiar totalmente la educación de sus hijos a una institución, por mucho crédito que tenga. El entorno social acribilla a nuestros hijos con llamadas insistentes al consumo, el individualismo, la experiencia del placer sexual y otras tentaciones que no eran tan frecuentes hace pocas décadas. Cuando caemos en la cuenta, en muchos casos es demasiado tarde.

Se está pidiendo a los padres jóvenes una capacidad de sacrificio y una responsabilidad en su misión mayor que la que tuvieron sus progenitores. Así es. ¿Sabrán afrontar este reto?  El programa de Catequesis Familiar sirve a quienes quieren afrontarlo.

4 Comentarios

  • Publicado 10 May 2018

    Monica

    completamente cierto, es lamentable como no aprovechamos el tiempo correctamente y con ellos buscamos excusas para no desarrollar actividades que realmente son importantes.

  • Publicado 22 September 2018

    Claudia Orozco

    Nuestra vida es arrastrada por la prisa externa de nuestras ciudades. Nuestro diario vivir se ve acelerado por una prisa interna que existe para lidiar con esa prisa externa. Nos vemos diariamente consumidos por el tiempo y nos olvidamos de lo verdaderamente importante: nuestra relación con Dios, con los otros y con nosotros mismos. Pero la consciencia de estos aspectos nos da las herramientas para poder detenernos en nuestra prisa y disfrutar de la vida que Dios nos dio.

  • Publicado 22 September 2018

    Claudia Orozco

    Nuestras ciudades nos hacen vivir con una prisa externa. Esta prisa la hemos internalizado y vivimos tan rápido que no nos damos tiempo para lo más importante: nuestra relación con Dios, con los otros y con nosotros mismos.

  • Publicado 21 October 2018

    Amparo Marí Torres

    El reto es que individual y colectivamente las familias sientan a Jesús en sus vidas y se sientan acompañadas por él en cada segundo.

Responder