Inscripción en la C.F.

Adhesión a la Catequesis Familiar

 

Tras haber explicado a los padres (papás y mamás) el contenido, sentido y método del Programa de Catequesis Familiar, su inscripción puede consistir en adherirse al proyecto. Desde luego, hay que animar a todos para que lo hagan; pero no se les debe dar de alta si al final no lo solicitan. Presentamos aquí, a modo de ejemplo, dos posibles textos, uno “exigente” y otro “menos comprometido”, para que la parroquia o el colegio elijan una de ellas y la adapten a sus circunstancias.

Adhesión “menos comprometida” al programa de Catequesis Familiar

Estoy de acuerdo en participar en el programa de Catequesis Familiar, pues entiendo que los padres debemos ser los primeros maestros en la fe de nuestros hijos. En consecuencia, doy mi autorización para que se utilicen los datos de mi familia (nombre, apellidos, correo electrónico) para este fin.

Los datos con los que se nos puede dar de alta (basta un usuario por familia) son:

  • Nombre:
  • Apellidos:
  • Correo electrónico:
  • Aula de nuestro hijo:

Adhesión “exigente” al programa de Catequesis Familiar

Queremos redescubrir y reafirmar:

  1. Que nos sabemos y realmente queremos ser los “primeros maestros en la fe” de nuestros hijos.
  2. Que deseamos que esta tarea sea nuestra primera responsabilidad y contamos con la ayuda de la catequesis para hacerlo bien.
  3. Que la educación en la fe de nuestros hijos es decisiva, porque formará su carácter, hábitos, valores, toma de decisiones… y, por tanto, dirigirá el sentido de sus vidas.
  4. Que además de aprender y repasar los elementos básicos del credo católico, queremos vivir personal y familiarmente la fe.

Y, por ello:

  1. Deseamos participar en el programa de Catequesis Familiar haciendo los temas online y las reuniones presenciales.
  2. Le dedicaremos un tiempo razonable (al menos, unos 30 minutos cada semana).
  3. Acudiremos a las personas designadas en el grupo para contar con la ayuda, técnica o didáctica, necesaria.
  4. Colaboraremos con las demás familias mediante nuestra participación (foros, reuniones…) con visión positiva y constructiva.
  5. Deseamos recibir, y agradecemos, los apoyos previstos (seguimiento de los catequistas familiares, participación en foros, boletín mensual informativo, etc.).

Esperamos que las circunstancias de la vida –que a veces parece ir cuesta arriba- nos permitan llevar a feliz término nuestras buenas disposiciones. Si, por alguna razón, no pudiéramos continuar nuestra participación, lo comunicaremos a quien corresponda, para que se nos dé de baja en el aula, aunque sea temporalmente. Agradecemos esta ayuda de todo corazón y queremos aprovecharla bien.

Los datos con los que se nos puede dar de alta (basta un usuario por familia) son:

  • Nombre:
  • Apellidos:
  • Correo electrónico:
  • Aula de nuestro hijo:

 

8 Comentarios

  • Publicado 12 November 2017

    Mª Teresa Gómez Martín

    Bien, me parece estupendo el mensaje que se trasmite a los padres, porque lo considero verdadero y claro.

  • Publicado 12 November 2017

    Pruden Martin garcia

    Me parece muy bien que los padres como primeros educadores se comprometan

  • Publicado 7 May 2018

    Fáiber Alonso Ramos Cárdenas

    Es importante que la forma de comunicar la inscripción en el curso se realice con mucha seguridad, en donde se resalte la importancia de los padres de formación en la fe de sus hijos y a partir de allí, generar un mayor compromiso en cada uno de los participantes.

  • Publicado 7 May 2018

    Fabio Lara

    Bien que se diga, que es voluntario participar, pero también exige una adhesión exigente.

  • Publicado 20 September 2018

    Josep Boira

    Para un colegio que por primera vez se embarca en este proyecto, pienso que de las dos propuestas, la primera puede ser mejor acogida por los padres. ¿Qué os parece?

  • Publicado 23 September 2018

    Raquel Fernandez

    Para los padres alejados de la fe ¿Qué se recomienda? ¿Comó es la mejor manera de animarlos? ¿Con cuantas familias inscritas se puede dar la C.F?

    • Publicado 24 September 2018

      Fernando Moreno

      A los padres alejados de la fe que desean que sus hijos hagan la primera Comunión habrá que explicarles que es una incoherencia y que deberían hacer un esfuerzo por volverse a acercar. Lo sugiere el papa Francisco en la Amoris Laetitia. No se les puede obligar, evidentemente -la fe se propone, no se impone-, pero es una razón de peso para que les sirva para reaccionar.
      Si no se animan, el colegio o la parroquia harán “lo que puedan”. Creo que el cambio de paradigma se da en la conciencia, por parte de la parroquia y del colegio, de que esto es una misión propia de los padres, en la que las instituciones pueden ayudar, no suplirlos.
      ¿Cuántas familias hacen falta para impartir la C.F.? Es un tanto subjetivo: las necesarias para crear una pequeña “comunidad” de creyentes. Eso puede variar según los países. En condiciones normales, la recomendación sería de 15 personas, quizás algo menos. Hay que buscar el equilibrio entre los recursos disponibles, la realidad de una sociedad donde la práctica religiosa pueda ser minoritaria, etcétera. Lo mejor es exponer la situación, hablar y … veremos qué se puede hacer en cada caso.

  • Publicado 24 September 2018

    Roxanna Pineda

    ¿Puede sugerirse comenzar con una “Adhesión menos comprometida” y hacer una evaluación ya iniciado el clic, quizá después del 3er tema, para preguntar percepciones y si quieren dar el paso como familia a una “Adhesión Exigente”?

    Creo que se puede dar el caso de irse enamorando del proyecto en el camino, si son contundentes los testimonios de quienes acompañan y se forjan relaciones fuertes que hagan crecer la amistad entre la pequeña comunidad.

Responder